24 septiembre 2013

La estación de partida.



Por: Antonio Vicent Rodríguez @aeroelastico

  Llegamos a la estación de partida. Allí estaba nuestro trencito campestre, esperando a sus ansiosos pasajeros. Un trencito blanco y azul, de vapor vaporoso, como aquellos que hacían soñar a los primeros viajeros ferroviarios. Un trencito de juguete, de caramelo, con sus pasajeros alborotados y juguetones como niños con zapatos nuevos.

Y partió de la estación, a la hora en punto. Hermosos chaguaramos flanqueaban las vías, esbeltos, silueteados en ese cielo azul fundido con la espesura de las colinas circundantes.
“Quizá estemos tocando el cielo”, pensaban algunos pasajeros.

Chuuuu Chuuuuu Chuuuuuu y el trencito seguía con su mañanero tran tran; pasamos por delante de una bodega con ventilación natural: vegetación por todas sus paredes, por todo su tejado, por encima de toda ella. Una bodeguita que lleva a la misma temperatura más de cien
años quizá, sin otro aire acondicionado que el de la propia naturaleza. 

Pasamos por en medio de tanques y tuberías y más depósitos y más conducciones, mas no 
temíamos extraviarnos puesto que una voz de caña de azúcar nos explicaba sin tregua para que servía cada cosa: cada una en su sitio, cada tubería, cada tanque con su misión concreta, y todas llenas de promesas de buenos ratos con los amigos, quién sabe si con algún famoso
también.

Gracias trencito por este buen rato que nos has hecho pasar, nunca olvidaremos tu tran trán. Y
correremos la voz, para que todos sepan de buena tinta donde disfrutar, en tan azaroso rincón
del mundo, de un paseo tranquilo y gozoso flanqueado por esbeltos centinelas y bajo el cielo
de incontables azules.

5 comentarios:

Yngrid Rojas dijo...

Gracias, Tony. Esta parte me llegó al alma: "...una voz de caña de azúcar nos explicaba sin tregua para que servía cada cosa: cada una en su sitio, cada tubería, cada tanque con su misión concreta, y todas llenas de promesas de buenos ratos con los amigos, quién sabe si con algún famoso también".
Eres el español (que conozco) que más quiere a Venezuela. Por eso, siempre tendrás ese lugar privilegiado en mi corazón.

Erika Castro B. dijo...

A veces se nos olvida que quedan cosas bonitas en Venezuela. Prepárate que llegaré con un cargamento de ron.

Adriana C. Briceño L. dijo...

Qué belleza, Tony. Me encanta la pasión que sientes por mi país y es un honor que una de sus riquezas sea el tema central de tu página. También es necesario destacar que teniendo al lado la maracayera que tienes, se hace más fácil agarrarle cariño a Venezuela.
Enhorabuena por esta nueva etapa online, aquí estaré para leerte.

Antonio Vicent dijo...

Gracias a todas por vuestras lindas palabras! en la vida hay que ponerle cariño a todo, como hacen en Santa Teresa...o cuando me van a buscar a Maiquetía con una inesperada ambrosia de mora y algo más. Besos a todas.

Anónimo dijo...

Hola Antonio, muy interesante artículo acerca de un gran producto agrícola, soy un estudiante de agronomía interesado en aprender de ron, como puedo hablar contigo?
Saludos
Alberto Sánchez Quiroz
arsanchez@earth.ac.cr